Los protectores solares son los responsables de causar cáncer en la piel

¿En qué afecta los protectores solares?

Protectores solares

Los protectores solares son los más usados especialmente en tiempos de verano, ellos son utilizados para proteger la piel de los rayos solares, sin embargo, aunque se deba prevenir de las quemaduras solares, protegerse por completo del sol no es lo más idóneo puesto que es rico en vitamina D, la cual ofrece cantidad de beneficios para la salud, como la prevención del cáncer. La ciencia ha sido la encargada de demostrar que todo aquello que colocamos en la piel, termina en los cuerpos rápidamente, lo que quiere decir que todos los productos químicos entran directamente en el cuerpo.

Por consiguiente, hoy en día se cuestionan los ingredientes inmersos en los protectores solares pues son ellos los que entran directamente al torrente sanguíneo aunque las miles de publicaciones en marketing de dichas marcas se empeñen en hacerles creer a los compradores que no es así, hasta no hace mucho fue demostrado que la famosa empresa Johnson & Johnson coloco conscientemente un polvo para bebés cancerígeno en el mercado. Este último hecho demuestra lo vital de estar pendientes de lo que se compra y se le añade al cuerpo puesto que el mercado de consumo se ha vuelto bastante complicado y peligroso con altos efectos secundarios, con mucha toxicidad.

Algunas sustancias químicas inmersas en los protectores solares:

  • Oxybenzone: uno de los ingredientes más problemáticos que se encuentran en la mayoría de los protectores solares, se usa para absorber eficientemente la luz ultravioleta pero causa alteración hormonal y daño celular que posteriormente podría convertirse en cáncer.
  • Palmitato de retinilo (palmitato de vitamina A): este ingrediente acelera el desarrollo de tumores y lesiones cutáneas al ser aplicado en la piel en presencia de la luz solar, a su vez, pueden generar células malignas que puedan propagarse en cáncer de piel por el contenido de vitamina A y sus derivados, retinol y palmitato de retinilo.
  • Fragancia: las sustancias nocivas que contienen interrumpen las hormonas parabenos, ftalatos y almizcles sintéticos.

Al final, tomar sol no resulta tan malo como se ha comercializado, lo que sucede es que las corporaciones se han preocupado únicamente por sus propios beneficios y no por las personas, por ello llevan de mensaje usarlos para protegerte contra el cáncer pero diversos estudios ya comprueban que a cierta cantidad de tiempo a la exposición al sol, te protegerás realmente del sol. Todos los seres humanos necesitan de la exposición al sol para obtener vitamina D, de hecho, es una de las mejores formas y natural de obtenerla, la única manera de sufrir de quemaduras solares a melanoma se debe a la larga exposición al sol.

Tan solo el 10% de los casos de cáncer se le atribuyen a la exposición solar, normalmente cuando se piensa en cáncer en la piel, inmediatamente se culpa al sol, sin tomar en cuenta que el arsénico que se encuentra en muchas de las comidas ingeridas diariamente, pesticidas y conservantes de cuero.

Alternativas más saludables

  • Cuando compres protectores solares, cerciórate de leer previamente las etiquetas para evitar los productos químicos tóxicos que contienen.
  • Acude a tiendas de salud natural para optar por protectores solares que contengan minerales de zinc y titanio.
  • La mejor protección solar es la sombra y la ropa.
  • La protección solar NO permite que el cuerpo absorba cualquier vitamina D de la luz del sol.
  • Aliméntate con vitamina D.
  • El aceite de coco proporciona SPF de 8 cuando se trata de protección solar, es decir, pese a que su protección no sea tan alta, puede ayudarte si lo aplicas con frecuencia, además hidratará perfectamente tu piel.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *