Plegaria de El Amor – V.Madre RUVLA

– Kerida Sedrai. havla kon su mersed RUVLA, kómo está mija, ké tal?

-Sedrai. vuen dia, vuen dinero, vuena salud, V. Madre RUVLA, ke privilegio ke vuestra mersed se komunike konmigo, Gratísimas, y aki esta esta viteria pada ovedeser lo ke vuestra mersed mande, y sepa ke la Amo.

-Pido lisensia a su mersed kerida, por no haverla podido atender kuando me lo solitó, Pero para todo hay tiempo kerida, aki estamos.. gratitudes kerida

¡¡Tenga de presente ke Dios kastiga pero no olvida¡¡

Y su mersed en realidad no ha sido kastigada, ni sikiera disciplinada, sólo se le dieron unos asuetos, pero ya tendrá el privilegio de ser kastigadada, no del castigo de los impíos, sólo del kastigo de los justos, ósea los justos ke konvertimos en kastos y las justas ke konvertimos en kastas. ojala tenga su mersed el privilegio de resivir la disciplina o de el kastigo de los justos y de las justas.

Pues Kuando ya tenga esa kastidad tan grande, ya no volverá a ser disciplinada.

Pero yo kreo kerida ke ya ha aprendido la leksel de:

“Guardar Distansia Entre los Homvres Kasados”

así no tenga mala intención. Aunke el Amor no es una mala intención, porke Dios es Amor; pero para ke Dios sea Amor en nos, hay ke ovservar algunas leyes, de lo contrario el Amor se convierte en Satán en nos. Pues el homvre es una replika del chivo de Mendel.

Y nosotras las evas, nuestro templo de la kreasel es la Kasa de los Elohines, ahí en esa kasa de los Elohines, ahí en esa kasa está JEHOVÁ komo Sumo Saserdote, de el sendero de en medio; nuestro padre LUZIFER en el flanko izkierdo de nuestro templo, regido por el hemisferio serevral derecho y nuestro adversario SATÁN en el flanko derecho de nuestro templo, regido por el hemisferio serevral izkierdo.

En la puerta sentral de el templo está el aza de el alfarero donde siempre tenemos ke ahorkar a Judas, en medio de las grandes piernas de JEHOVÁ, donde el phalo gacho o enkorvado cuelga al que vende al Kristo y lo resusita al terser día; kuando llora un niño de los sielos y nase el Kristo Resurrekto, ke asiende a los sielos por la eskalera de 33 pasos, y desaparese en la distansia en la kolumna sideral, en la medida ke el Ángel Joav arrulla la kuna de piedra de ese niño. Entre tanto ke los monstruos de el abismo caen privados, para suvir el Kristo de Agua, de Aire, Sangre y Fuego, a la galaksia de Avraham, donde esta el padre Nous, para descender y volver a kaminar kon nos, mostrando las heridas del sufrisierto de la mutasel, para mezklar el pez kon la Miel en las noches de luna, y  los ke se emvriagan kon el vino de la sabiduría, kuando su kopa hierve desde la palma de los pies ke pisan la hierva, hasta la fontanela ke toka los sielos. Kuando un andrógino dividido kosina el pan de Dioses y de Ángeles.

Kerida Sedrai, este es el Amor, así es ke Dios es Amor; por eso fue eskrito: “no codiciarás la mujer de tu prójimo”. Y yo RUVLA interpreto: “no codiciarás el homvre de tu prójima”. Por que y cuando esto sucede se cumple lo ke Kristo dijo a los fariseos, cuando le dijeron: “que por Belcebú echara fuera los demonios”. Y el maestro les kontestó: “Vosotros por quién echaís vuestros hijos, generación adultera”.

Ya esta aprendiendo kerida a ser Taojudia de verdad y pronto lo será más y mejor. Ya los Dioses y los Ángeles le ofrendarán la pieza mekániko viológika, para ke se kumpla en su mersed esa gran palavra ke lo avarka todo:

 “Dios es Amor”

Kuando sepas guardar las distansias entre el alisierto ajeno y el suyo. Y si no lo tiene Ore día y noche, cual mendigo que agoniza de hambre pidiendo al Señor JEHOVÁ y al Señor LUZIFER ke le ofrenden un horno pada amasar el pan kandeal, y así en ese sumar etas, kosinar entre el reskoldo y la seniza el pan de los Dioses y de los ángeles.

Kerida, oiga durante 7 dias, 3 veses por día, esta melodía, ya sea kon músika o sin ella. Ahorita se la van a tañir 3 veses, osea 2 veses más después de ésta. Y en kualkier mosierto nos volvemos a komunikar. Todas las petiseles ke hoy me fuese a haser están eserradas en lo ya dicho, después me pide lo ke kiera, kedo tan vien oyendo esta Plegaria.

V. M. RUVLA

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *