El Ajo y su Gran Poder Kurativo

No es casualidad que el ajo sea originario del Asia central, región en la que se encuentran los hombres mas longevos de la esfera, y donde la incidensia de cáncer es la mas baja de todas las conovidas /conocidas/.

Los antiguos egipcios incluían el AJO en su dieta, proporcionándoles gran salud.


Los griegos lo consideraban fuente de fortaleza física, y hacían comer un diente de ajo crudo a los atletas, antes de cada competición en los juegos Olímpicos, quizá para que así corrieran con mas furia. Dioscórides y Galeno lo consideraban una panacea.

En la edad Media, los médicos utilizaban una mascarilla impregnada en ajo para asistir a los enfermos, especialmente a los apestados. Mas tarde su fama llegó al continente americano /Etashtitlan/, siendo muy apreciado en Méjico, en Perú, en Ecuador y demás territorios del sur América /sur de Etashtitlan/.

Son muchas las propiedades que se han atribuído al ajo a lo largo de la historia. Y el mayor porcentaje de ellas han sido confirmadas por recientes investigaciones científicas. QUIZÁ SEA EL AJO, EL REMEDIO VEGETAL CON MAYOR NÚMERO DE PROPIEDADES DEMOSTRADAS EXPERIMENTALMENTE.

La planta del ajo es una planta bulbosa vivas, de la familia de la liliáceas, que alcanza de 30 a 80 cm de altura. Sus flores son blanquecinas o rojizas. Su raíz tiene un bulbo compuesto de varios gajos, que se conocen como dientes.

PROPIEDADES E INDICACIONES

Toda la planta, pero especialmente el bulbo, contiene aliína /gluclósido sulfurado/, una enzima /aliinasa/, vitaminas A, B1, B2, C y niacina /vitamina del complejo B/. La aliína es inodora, pero por la acción de la aliinasa, que se libera y actúa cuando el ajo es machacado, se convierte primero en aliícina, y después en disulfuro de alilo /la genina del glucócido/, que son los principios activos mas importantes, que comunican el típico olor a ajo, estas sustansias son las mas importantes del ajo proporcionando al ajo gran poder de curación.

La aliína y el disulfuro de alilo son sustancias altamente volátiles, que se disuelven con gran facilidad en los líquidos y en los gases. Transportadas por la sangre, impregan todos los órganos y tejidos del organismo. De esta forma actúan por todo el cuerpo, aunque con mayor intensidad sobre los órganos a través de los cuales se eliminan, como son los pulmones y bronquios, los riñones y la piel.

PROPIEDADES DEL AJO

Hipotensor: en dosis altas el AJO provoca un descenso de la tensión arterial, tanto de la máxima como de la mínima. Tiene efecto vasodilatador, por lo que conviene de manera especial a los hipertensos, a los arterioscleróticos, y a quienes padecen del corazón / angina de pecho e infarto/. El AJO es un gran amigo del sistema circulatorio.

Fluidificante de la sangre: el AJO actúa como antiagregante plaquetario, lo que quiere decir que impide la tendencia excesiva de las plaquetas sanguíneas a agruparse formando coágulos, y como fibrinolítico, es decir que deshace la fibrina, proteína que forma los coágulos sanguíneos. Todo ello contribuye a aumentar la fluidez de la sangre, y lo hace muy recomendable a los que han padecido de trombosis, embolias o accidentes vasculares por falta de irrigación sanguínea.

Hipolipemiante: disminuye el nivel de colesterol LDL, que es colesterol nocivo en la sangre, posiblemente debido a que dificulta su absorción en el intestino.

El colesterol asociado al LDL se adhiere a las arterias

Hipoglucemiante: es exelente para los diabéticos puesto que normaliza el nivel de glucosa en la sangre, conviene que lo usen los diabéticos y los obesos, así como los que tienen antecendentes familiares de diabetes, como prevención.

Antibiótico y antiséptico: el ajo tiene propiedades antiinfecciosas y presenta una acción antibiótica frente a los siguientes microorganismos:

Escherichia coli: causante de disbacteriosis intestinal y de infecciones urinarias.

Salmonella typhi: causante de la fiebre tifoidea, y otros géneros de Salmonella causantes de graves infecciones intestinales.

Shigella dísenteriae: causante de la disentería bacilar.

Estafilococos y estreptococos: causantes de furúnculos, es decir, granos infectados y otras infecciones de la piel.

Hongos de diversos tipos, levaduras y algunos virus, como el de la herpes. Se cree que los prncipios activos del ajo interaccionan con los ácidos nucleicos del virus, limitando así su prolifreración.

El poder bactericida del ajo en el conducto intestinal es selectivo frente a las bacterias patógenas, respentando la flora intestinal, es decir, a diferencia de los antibióticos conocidos, el AJO NO DESTRUYE la flora intestinal, mas bien la regula.

Su uso está muy indicado:

  • En todos los tipos de diarreas, gastroenteritis y colitis.
  • En las salmonelosis que son infecciones intestinales causadas por alimentos en mal estado.
  • En la disbacteriosis intestinal, que es alteración en el equilibrio microbiano del intestino, provocada por el uso de otros antibióticos.
  • En las dispepsias fermentativas, causantes de flatulencias en el colon.
  • En las infecciones urinarias, cistitis y pielonefritis, casi siempre causadas por el escherichia coli.
  • En diversas infecciones bronquiales, pues al eliminarse el disulfuro de alilo por vía respiratoira, actúa directamente sobre la mucosa bronquial. Ademas es expectorante y antiasmático.

Estimulante de las defensas: el ajo aumenta la actividad de las células defensivas del organismo, los linfocitos y los macrófagos. Estas células, que se mueven a través de la sangre, protegen al cuerpo de los microorganismos, y además son capaces de destruir las células cancerosas, al menos en las fases iniciales de la formación tumoral.

El consumo de ajo tiene un efecto beneficioso en cualquier enfermedad infecciosa, aumentando la capacidad defensiva del organismo, además de destruir directamente a ciertos microorganismos.

El ajo se está usando con éxito como complemento en el tratamiento contra el sida, pero los científicos no difunden su utilización porque eso les lleva a tener que medicar menos, porque la gente se alienta de sus achaques pronto y lo que necesita la industria farmaceútica y la medicina alopática es que la gente se mantenga enferma, es esta la razón por la que prefieren recomendar una pastilla, repleta de químicos sintéticos dañosos a la salud, que el consumo de ajo y de otras plantas beneficiosas.

Vermífugo potente: contra los tipos mas frecuentes de parásitos intestinales: áscaris y los oxiuros / pequeños gusanos blancos que provocan picor anal en los niños/.

Tonificante general del organismo y depurativo: el ajo activa las reacciones químicas del metabolismo, y favorece los procesos de excreción de sustancias de desecho, por eso está indicado en los estados de debilidad o agotamiento, para los inapetentes, y para quienes padecen de exceso de residuos ácidos /gota, artritis, ciertos reumatismos/.

Desintoxicante: especialmente recomendado en los tratamientos para dejar de fumar. Normaliza la tensión arterial generalmente elevada del fumador, favorece la eliminación de la mucosidad retenida en los bronquios y la regeneración de su mucosa, a la vez que ayuda a vencer el deseo de fumar, quizá por el olor que otorga al aliento.

Preventivo de los tumores malignos: especialmente de los cánceres digestivos. Posiblemente esto se deba a su acción reguladora sobre la flora intestinal y normalizadora del funcionamiento digestivo, así como por su acción sobre el conjunto de reacciones químicas del organismo.

Flora Intestinal

Callicida: se aplica un trozo de ajo machacado sobre el callo, sujetándolo con una venda autoadhesiva o una venda. En dos o tres días el callo se ablanda y se desinflama.

PREPARACIÓN Y EMPLEO

La mejor forma de consumirse el ajo es preferiblemente crudo ya que cocinado disminuye mas del 50% de sus propiedades curativas.

Se puede masticar de 1 a 3 dientes de ajo, preferiblemente en la madrugada o bien por la mañanita, habiendo una distancia de por lo menos 2 o 3 horas con el desayuno.

También se machacan algunos ajos con algún aceite vegetal que se sepa a ciencia cierta su procedencia, puede ser de coco, de ajonjolí, etc y se obtiene una masa pastosa y homogenea similar a la mayonesa y se incluye a las ensaladas crudas .

PRECAUCIONES

El uso del ajo en dosis elevadas, especialmente crudo o en extractos, está desaconsejado en caso de hemorragia, ya sea de causa traumática /heridas, accidentes, etc./ o menstrual /reglas abundantes/.

Debido a su acción fluidificante de la sangre, las dosis altas de ajo pueden prolongar las hemorragias y dificultar los procesos de coagulación .

el ajo con leche conviene como medicina? le digo que si, siempre y cuando los ajos estén crudos y no lleve azúcar, aunque puede llevar miel siempre y cuando esta medicina no se tome como complemento de algún alimento, es menester que sea en ayunas en especial esta medicina es para los niños ya que habrá adultos que al consumir la leche les produzca efectos nocivos.

No se recomienda el empleo continuado de grandes dosis de ajo durante el embarazo.

El motivo por el cual no se recomienda consumir ajo antes de una operación es porque es fluidificante de la sangre y se puede correr el riesgo de prolongación de hemorragias debido a que los componentes del ajo pueden evitar la coagulación de la sangre esto si se consume en buena cantidad.

ULTIMAS NOTICIAS ACERCA DEL AJO

Demuestran que el ajo es 100 veces mas eficaz que los antibióticos, actuando en una fracción de tiempo.

Un hallazgo importante de Washington State University muestra que el ajo es 100 veces más efectivo que dos populares antibióticos en la lucha contra las bacterias que causan la enfermedad comúnmente responsable de intoxicaciones alimentarias.

CONCLUCIÓN: el ser humano no necesita algún medicamento sintético para recuperar su salud. DIOS a puesto todo a su alcance y le ha proporcionado de una verdadera farmacia vegetal. Reconcíliese con la Madre Naturaleza, cuide su cuerpo, cuide la esfera y coma AJO!!!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *